miércoles, 8 de septiembre de 2010

Requetés: de las trincheras al olvido

La Esfera de los Libros publica esta obra antropológica de Pablo Larraz y Víctor Sierra-Sesumaga, que recoge testimonios de viva voz de 65 supervivientes, 450 fotos inéditas y abundantes cartas.


HO.- Los requetés son los carlistas que lucharon en la Guerra Civil. Normalmente se les asocia a Navarra y el País Vasco, pero hubo requetés en todas las regiones españolas y fue un gallego el que estuvo presente en la reciente presentación del libro 'Requetés, de las trincheras al olvido', editado por La Esfera de los Libros. "Éste es un libro irrepetible. Hoy no se podría hacer. Ya quedan muy pocos supervivientes de aquella época, y todos son muy mayores", dice Pablo Larraz Andía, que ha trabajado en este manuscrito los últimos 12 años de su vida, primero en solitario, y luego ayudado por Víctor Sierra-Sesumaga .


Es esta una obra antropológica, fruto de 20 años de seguimiento y de trabajo de campo, que recoge los testimonios de viva voz de 65 supervivientes, voluntarios de primera línea, enfermeras en hospitales de guerra, cautivos, evadidos, heridos en combate, mujeres de la retaguardia… personas que 70 años después también aportan su propia visión de eso que ahora llamamos “memoria histórica”. Se incluyen además 450 fotos inéditas del frente y de la época y se enriquece con abundantes cartas. Tal cantidad de información han dado como resultado un voluminoso libro, tamaño álbum, de casi 1.000 páginas que pesa más de cuatro kilos.

El término "requeté" viene de las guerras carlistas del siglo XIX. El origen es incierto. Luis Hernando de Larramendi, vicepresidente de la Fundación Ignacio Larramendi e impulsor de la obra, cuenta que la primera vez que aparece documentado fue en una cancioncilla: "tápate, tápate, que se te ve el requeté".

Queda poca cosa de aquella milicia carlista. Durante la Guerra, el carlismo sufrió el embate de la unificación que arruinó su estructura propia, también la muerte de D. Alfonso Carlos de Borbón que murió atropellado en Viena en octubre del 36 y el cierre de los periódicos carlistas. Su vigencia, considera Larramendi, no está vertebrada, pero queda la esencia del sentimiento: conservar lo mejor del pasado y proyectarlo hacia el futuro para seguir creando sin destruir nada de lo que se ha mostrado válido. Aunque afirma que "en este momento, estamos un poco desarbolados".

De los 205 protagonistas con los que hablaron los autores antes de hacer la selección definitiva, la mitad ya han fallecido. "Éste no es un libro político ni ideológico; es una obra que reivindica la humanidad de estos personajes, la mayoría de ellos muy idealistas, que lucharon en el frente y que han sido injustamente silenciados o menospreciados, tanto por los vencedores como por los vencidos", dice Pablo Larraz.

También el régimen de Franco los atacó, ya que resultaban incómodos: los carlistas querían un rey, no una dictadura militar; y de hecho, en 1945, tal como recuerda Pablo Larraz, fueron encarcelados 2.000 carlistas -en gran parte, ex combatientes- por repartir propaganda.

Tópicos

En la Guerra Civil se apuntaron 60.000 voluntarios carlistas, además de numerosas mujeres en la retaguardia, en los 42 Tercios de Requetés, de los que tan sólo 19 eran navarros o vascos. Éste es uno de los tópicos contra los que quiere luchar el libro. Hubo requetés en toda España.

El otro tópico es su origen. "Había muchos labradores. La mayor parte de los requetés eran gente humilde que tenía una concepción tradicionalista y religiosa de la vida", señalan los autores. Este trabajo necesario tiene un ilustre precedente: Ignacio Hernando de Larramendi, un requeté madrileño que luego se convertiría en el gran empresario que relanzó Mapfre y que así lo contó en un libro.

Fue precisamente su hijo quien, mediante la Fundación Luis Hernando de Larramendi, se hizo eco de esta idea, y se la encargó a Pablo Larraz. 'Requetés, de las trincheras al olvido' cuenta con el apoyo de dos prestigiosos historiadores: Hug Thomas y Stanley G. Payne.
Éste último señala en el prólogo: "En los últimos años se ha hablado mucho de lo que se ha llamado la memoria histórica, aunque lo que se indica normalmente por este término no tiene nada que ver ni con la memoria ni con la Historia. La verdadera memoria es un recuerdo individual de las personas que han vivido y pasado por una experiencia determinada. No es una cuestión de eslóganes ni inventos políticos. Este libro sí trata de la verdadera memoria histórica...".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu opinión