jueves, 24 de marzo de 2011

DECÁLOGO DEL GRUPO DE ACCIÓN RÁPIDA (GAR)



El hombre G.A.R. se compone de alma, cerebro y músculo; debe por tanto atender a su formación moral, intelectual y física.

Mantendrá su armamento y equipo siempre dispuesto para la acción.

Lo difícil lo hará y lo imposible tardará un poco más.

Nunca se quejará de que el servicio es duro; la climatología, el sueño, el hambre y el cansancio no serán más que pequeñas anécdotas en el cumplimiento del deber.

En acción mantendrá la mente despierta y el cuerpo en tensión.

Nunca y bajo ninguna circunstancia abandonará a un compañero necesitado.

Será noble y sincero, pues la mentira envilece.

Irá siempre impecable y será correcto con la población.

Tendrá presente que quien arriesga gana y quien entrega triunfa.

Tendrá total confianza en el mando, al que exigirá profesionalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu opinión