martes, 28 de enero de 2014

Formaré junto a mis compañeros que hacen guardia sobre los luceros...





Nos ha dejado, pero no se ha ido. Él ha sido el Jefe, el Camarada y el amigo... el hombre que ha ostentado hasta hoy los tres luceros de la capitanía instituida por José Antonio. Nos deja con su vida una lección de amor a España. Hoy ya está en esos luceros en los que muchas veces buscamos fuerzas para continuar. Sólo puedo rezar, mirar hacia lo alto y lanzar un fortísimo ¡Blas Piñar! Presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu opinión